Ex Tte. Coronel del MININT: no renuncio a mi historia ni a mis principios 3

por Chuny Montaner, Univision Radio

MIAMI, Florida – Carlos Santana logró lo que parecía imposible: encontrar, retratar, entrevistar y lograr que el escurridizo ex Teniente Coronel del Ministerio del Interior de Cuba, Crescencio Marino Rivero Toledo, quién desde el año 2010 reside en Miami con su esposa Juana Ferrer, también ex Teniente Coronel del aparato de represión castrista, admitiera que había mentido y omitido información al llenar su aplicación de inmigración.

Los ex tenientes coroneles Rivero y Ferrer, hoy con 71 y 65 años, respectivamente, en sus costillas, visitaron a su hija tres veces en Miami, y en la cuarta visita, “se quedaron”. El matrimonio y su hija comparten un apartamento en el segundo piso de un edificio situado en la zona sur oeste de la ciudad y trataban de pasar desapercibidos, sin saber que su recorrido estaba siendo investigado por dos abogados de esta ciudad.

Declaración del ex Teniente Coronel del MININT

Respondiendo a las acusaciones que se le hacen, Rivero accedió a ser entrevistado por Santana. “El MININT no organiza turbas, eso lo hace el pueblo, y la presencia de los agentes es para evitar que el pueblo agreda a los opositores”, dijo, (todavía) repitiendo el libreto del MININT, después de residir más de dos años en este país.

Rivero reconoció que había mentido a las autoridades de Estados Unidos sobre su pasado en Cuba como miembro del aparato represivo del Ministerio del Interior MININT, que se desempeñaba como Jefe del Departamento Provincial del Sistema Penitenciario en Santa Clara y que su esposa Ferrer era oficial de migración.

“En Cuba no se tortura en las cárceles”, aseguró Rivero a Santana, pretendiendo con unas desafiantes palabras borrar no solo los testimonios de centenares de presos que se escuchan a diario en esta ciudad, sino también las declaraciones de otros oficiales, tanto de las Fuerzas Armadas como de distintas ramas del gobierno castrista, que se han refugiado en suelo americano, buscando la libertad política que no existe en Cuba desde 1959.

“No voy a renunciar a mi historia y mis principios”, dijo Rivero Toledo a Santana, añadiendo: “Si tengo que regresar a Cuba, lo haré”, a la vez que su esposa se negaba a hablar de los actos de repudio (de los cuales es acusada de participar), exponiendo: “Yo no vine aquí a hablar de política”.

A Rivero y a su esposa, ya residentes legales de Estados Unidos, se les investiga por que pueden haber mentido a las autoridades de inmigración norteamericanas sobre su pasado como miembros del represivo aparato del Ministerio del Interior, por sus siglas MININT, así como no haber declarado que fueron miembros del Partido Comunista de Cuba.

artículo continúa aquí:   http://radiomambi710.univision.com/noticias/article/2012-11-02/ex-coronel-del-minint-no-renuncia-historia-principios-dice-que-mintio

3 comments

  1. El MININT SI! ORGANIZA TURBAS,SI! INTERROGA Y TORTURA EN LAS OFICINAS DE VILLA MARISTA,EL MININT SI! PERSIGUE A CIUDADANOS CUBANOS POR EL SIMPLE HECHO DE EXPRESARSE Y EL MININT SI! ENTRENA Y COORDINA ACTOS DE ESPIONAJE Y SUBVERSION A NIVEL MUNDIAL! CON SUS PARIENTES DEL DI.Debemos de tener conciencia y deportar a estos dos represores de regreso a Cuba!

  2. Los actos de repudio los organizan los CDR y las brigadas de respuesta rápida a instigación del MININT. Y en general, la dirección del PCC y del Estado Cubano tienen la responsabilidad de los desmanes perpetrados por las turbas incitadas por la propaganda y la fraseología comunista.

    En su libro “Finding Mañana”, la periodista y autora cubana Mirta Ojito recuerda como en 1981, con motivo de la toma de la Embajada de Perú en la Habana, las turbas comenzaban a agredir a los así llamados “contrarrevolucionarios” después de cada discurso de Fidel y sobre todo después del desfile de 1 millón de personas por delante de la embajada peruana, encabezadas por Fidel y después de la publicación en la Granma de caricaturas y denuncias anti imperialistas.

    En la segunda parte del artículo,el teniente coronel Crescencio Mariano Rivero Toledo niega haber penetrado junto con la turba en casa del disidente Rafael Pérez González y dice lo siguiente: “yo lo visité como vecino para advertirle que él y su familia iban a ser golpèados a palos, que podían sufrir daños si continuaba sus actividades de oposición”. ¿Cómo sabía de antemano el teniente coronel del MININT qué iba a suceder y cómo trataría la turba al disidente? Pues es muy probable que estas cosas se decidan en las reuniones del CDR con el oficial del MININT que los asesora y orienta. Porque las turbas que participan en los actos de repudio no se organizan espontáneamente, por indignación, como nos quiere hacer creer el MININT.

    He visto en Razones de Cuba como otros vecinos, igual de “bien intencionados” como el teniente coronel Rivero, permitían a los camarógrafos de la televisión cubana filmar las casas de los disidentes, desde sus propias viviendas, para “desenmascarar” actividades supuestamente ilícitas a las que se dedicaban los disidentes. Está claro que esos vecinos también son ya sea CDRistas u oficiales jubilados del MININT, como el teniente coronel Rivero, que cumplían con su deber de represores. En la antigua Unión Soviética, el “deber patriótico” de los vecinos era ser testigos cuando la policía política detenía a los enemigos del pueblo. Y el deber patriotico de los jóvenes pioneros era denunciar a sus padres como enemigos del pueblo y renegar de ellos después de su arresto. La represión comunista tiene mil y una facetas monstruosas.

    Sergio Klein
    Jerusalén
    3 de noviembre de 2012

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s