Today in Havana: Career Spy to Moderate Discussion of Professor LeoGrande’s New Book, “Back Channel to Cuba” 2

American University professor, Dr. William M. Leogrande

American University professor, Dr. William M. Leogrande

By Chris Simmons

Today in Havana, the new book by William M. Leogrande and Peter Komubluh, ¨Back Channel to Cuba. The Hidden History of Negotiations Between Washington and Havana,¨ will be presented at the Villena room of the Cuban Association of Writers and Artists (UNEAC). Also being discussed is the expanded second edition of a book on Cuba-US relations by a pair of Cuban authors. According to Cubarte, the session is being moderated by Ramón Sánchez Parodi.

Ramón Sánchez Parodi Montoto was the first chief at the Cuban Interests Section when Washington and Havana re-established diplomatic mission on September 1, 1977. This career spy served in Washington for 12 consecutive years. During this assignment, Sánchez Parodi was exposed as an intelligence officer during the Senate testimony of Dr Daniel James of the Congressional Research Service. James said Sánchez Parodi, whom he cited as either Directorate of Intelligence (DI) or America Department (DA), targeted the Congressional Black Caucus to foment opposition to existing US policies towards Cuba. According to the New York Times, Sánchez Parodi was extremely well connected to the US academic, civic, cultural, and business communities. He was promoted to Vice Minister of Foreign Affairs immediately following his US tour. His portfolio was the Western Hemisphere.

During the latter half of the 1990s, Sánchez Parodi was Cuba’s Ambassador to Brazil. Following this tour, he returned to Havana to head the Department of International Relations for Cuban Customs.

Advertisements

Raúl Castro propuso a Obama un ‘canal de comunicación secreto’ 2

El famoso apretón de manos entre Barack Obama y Raúl Castro durante los funerales de Nelson Mandela en el FNB Stadium de Soweto, Sudáfrica, el 10 de diciembre del 2013.Uncredited/Associated Press

El famoso apretón de manos entre Barack Obama y Raúl Castro durante los funerales de Nelson Mandela en el FNB Stadium de Soweto, Sudáfrica, el 10 de diciembre del 2013.Uncredited/Associated Press

By Nora Gámez Torres, ngameztorres@elnuevoherald.com

La administración del presidente Barack Obama utilizó al embajador español Miguel Ángel Moratinos en el 2009 para hacer llegar un mensaje a Raúl Castro y pedir una acción que reciprocara su decisión de eliminar, tras llegar a la Casa Blanca, las restricciones a los viajes de los cubanoamericanos.

En el libro Back Channel to Cuba, The Hidden History of Negotiations between Washington and Havana, Peter Kornbluh y William LeoGrande reproducen el mensaje enviado a Castro: “Diga a la autoridades cubanas que entendemos que las cosas no pueden cambiar de la noche a la mañana, pero que a lo largo del camino, cuando miremos atrás, deberá quedar claro que este fue el momento en que las cosas comenzaron a cambiar”.

Raúl Castro envió de vuelta una propuesta de abrir un “canal de comunicación secreto”, pero la Casa Blanca replicó que cualquier conversación debía entablarse a través de los “canales establecidos”.

Los autores del libro, que recoge la historia de las negociaciones secretas entre Cuba y Estados Unidos en los últimos 55 años, señalan que aunque Obama ha reconocido que una política hostil es fútil, no ha tenido más voluntad que sus predecesores en romper este impasse. Las razones quizá están en las “lecciones” que los autores resumen casi al final del texto: “Estados Unidos se ha contentado con vivir en un ‘antagonismo perpetuo’ hacia Cuba porque los costos han sido relativamente bajos, y cambiar la política supone riesgos políticos domésticos que los sucesivos presidentes han juzgado como muy grandes”.

Pero Kornbluh aseguró a el Nuevo Herald que las “lecciones” tienen que ver con lo que ha sucedido en los últimos 55 años, y no con el contexto actual.

“La política doméstica sí es un gran impedimento desde el fin de la Guerra Fría pero hay cosas que están cambiando en términos de la opinión pública en Miami y Florida”, en parte como resultado de la propia política de Obama de permitir viajar más libremente a los cubanoamericanos a Cuba, señaló.

Otro factor mencionado por el autor es que Obama es un presidente demócrata en su segundo mandato, por lo que no está tan preocupado por las repercusiones de un cambio de política.

“Florida claramente no está siendo considerada por Hillary Clinton como un estado con un voto decisivo y ella ha hecho pública su posición de que el embargo es una mala idea para la política exterior estadounidense. Estados Unidos tiene también imperativos regionales para cambiar su política. Mira por ejemplo lo que ha pasado con la Cumbre de las Américas, en la que es Estados Unidos el que está aislado y no Cuba”, agregó.

Read more here: Back Channel